¿A qué hora tienen que ir los niños a dormir?

Las horas de sueño y la calidad del mismo ayudan al desarrollo y crecimiento de los niños.  Durante el sueño se liberan grandes cantidades de la hormona del crecimiento (GH), que es liberada en la fase profunda del sueño.  Esta hormona también puede ser liberada en otros momentos de la vida de los más pequeños, como por ejemplo cuando hacen deporte o si tienen una buena alimentación, pero cuando duermen se produce un pico de liberación máximo de la hormona.

Por ello, es importante el descanso de los niños y que duerman una cantidad de horas suficiente para que el sueño cumpla con sus funciones, que llevará a un crecimiento adecuado.

Así, resulta fundamental establecer correctas rutinas de sueño desde temprana edad, crear el ambiente adecuado para el mejor descanso de los pequeños, acostumbrarlos a realizar siestas, que lleven a cabo una equilibrada alimentación y que practiquen actividad física.

¿Cuántas horas deben dormir los niños?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los lactantes menores de tres meses deben dormir entre 14 y 17 horas, incluidas las siestas; y los de cuatro a once meses, de 12 a 16 horas. Los niños de uno a dos años deben dormir entre 11 y 14 horas y a los tres, cuatro y cinco añosentre 10 y 13 horas diarias. Respecto a las siestas, durante esta última franja de edad mencionada,  debemos limitarla a menos de una hora para no interferir en el descanso por la noche.

Para la OMS, un niño de entre s y 11 años, debería dormir una media de 11 horas al día. Durante la adolescencia, entre los 13 y 18 años, es recomendable dormir un mínimo de ocho horas, aunque lo ideal son diez.

¿A qué hora tienen que ir a dormir los niños?

Teniendo en cuenta lo anterior, si normalmente el colegio para los niños de entre 6 y 11 años empieza a las nueve, el niño debería acostarse como muy tarde 9 de la noche, para así dormir esas 11 horas.

En la etapa de adolescencia, si el instituto empieza sobre las 07.00-08.00 de la mañana, deben acostarse a las diez de la noche para dormir entre 8 y 9 horas.

Una buena almohada, un buen descanso

Está demostrada la relación entre sueño y crecimiento y por ello desde Brezzz ofrecemos una almohada viscoelástica especialmente indicada para niños. Gracias a su núcleo perforado 100% viscoelástico, las almohadas para niños de Brezzz ayudarán a tus hijos a mejorar la postura al dormir y obtener un mejor descanso, pues sostiene su cuello y cabeza mientras duermen. Así, la cabeza no queda hundida ni demasiado elevada y el cuello adquiere una posición muy cómoda.

La dimensión de las almohadas Brezzz para niños, 70×35 cm, es idónea para el tamaño de la cabeza de los pequeños. Asimismo, la firmeza media del núcleo es ideal para el tamaño de su cuerpo y para que la noten agradable, ni demasiado dura ni muy blanda. Además, el diseño colorido del producto encanta a los más pequeños y no se querrán separar de él.

[Total: 0   Promedio: 0/5]