Consejos para disfrutar las vacaciones sin olvidar la salud

Para muchas personas han empezado ya las vacaciones y para otras están a punto de comenzar. Durante este periodo  desconectamos, las obligaciones pasan a un segundo plano y la relajación reina en nuestro estado de ánimo. Además, en algunos casos las vacaciones son sinónimo de excesos en comidas y bebidas.  Una temporada ideal para darnos esos caprichos que reprimimos durante el resto del año.

Aunque no está mal que esto sea así,  ya que todos nos merecemos disfrutar sin preocupaciones, es aconsejable que esa relajación no nos lleve a descuidar nuestra alimentación y forma física en exceso.

Lo ideal es encontrar un equilibrio entre los excesos de las vacaciones y mantener los hábitos saludables. Para que lo consigas, te damos a continuación una serie de consejos.

Alimentación

En vacaciones aprovechamos para disfrutar de esos alimentos que durante el resto del año evitamos  y comemos lo que nos apetece, que por lo general suelen ser los platos que más calorías tienen. Aunque es merecido, no debemos hacer de esto una costumbre durante todo el periodo estival.

Por ello, hay que contrarrestar esos excesos con lo que se conoce como compensación. Consiste en que, si en una comida nos excedemos, procurar que el resto de comidas que hagamos durante el resto del día sean saludables y bajas en calorías.  También, si un día nuestra alimentación se basa en darnos todos los caprichos, al siguiente volver al camino saludable y depurar nuestro organismo.

Además, comer fuera de casa nos lleva a aumentar la ingesta de calorías, por lo que hay que evitar que esta práctica se repita a diario durante las vacaciones. Es necesario que hagamos un esfuerzo y preparemos nosotros la comida en casa o controlar muy bien lo que ingerimos en restaurantes. Por supuesto, hay que evitar recurrir frecuentemente a la comida rápida.

Hay que aprovechar el verano y comer a diario las frutas de temporada como la sandía o el melocotón. Son el aliado perfecto para matar el hambre entre horas y además resultan muy refrescantes.

Ejercicio físico

El ejercicio físico es algo que tampoco debemos olvidar en esta época del año. Es cierto que seguramente la intensidad no será la misma, pero no debemos quedarnos parados.

En primer lugar, debemos procurar sacar huecos, aunque sea un par a la semana, para realizar actividad física. Si en vacaciones ya no acudimos al gimnasio, podemos hacer el ejercicio en casa recurriendo a alguna de las miles de rutinas que hay colgadas en Internet. También podemos servirnos de nuestros conocimientos y realizar ejercicios en suelo como abdominales o flexiones.

Por otro lado, los viajes y escapadas son una oportunidad para seguir manteniéndonos en forma si nos desplazamos principalmente a pie. Es lo mejor, ya que tenemos tiempo y de esta manera no nos perdemos el paisaje y los puntos turísticos del lugar que visitemos.

Además, en la playa y las piscinas a las que acudamos podemos pasar ratos nadando o realizando otras actividades acuáticas que nos ayudarán a mantenernos en forma.

Descanso

Aunque puede parecer una tontería puesto que las vacaciones son el momento para descansar  y recuperar energías, a veces el aprovechar al máximo el tiempo y hacer muchos planes nos lleva a no descansar lo suficiente. De ahí que sea otro aspecto que no debemos descuidar.

Al igual que el resto del año, debemos procurar dormir entre 7 y 8 horas y tener un sueño de calidad. Para ello, una buena idea es que la calidad de tu almohada te acompañe a los viajes que hagas.

[Total: 0   Promedio: 0/5]